Lo malo del estres

Pues por aquí ando parece que superando un brote de súper estres, o eso al menos dice mi cara. Si mi cara que no me he vuelto loca (todavía). Resulta que desde hace tiempo empecé a tener unas manchas rojas en la cara, al principio no le di importancia, poco después si que empecé a dársela, pero no tenía tiempo de ponerle solución y cuando me he querido dar cuenta el médico me ha dicho que seguramente tenga una preciosa rosácea. Al mismo tiempo más o menos me empezaron a dar espasmos intestinales con los que me retorcía de dolor y ya para rematar el otro día me empezó a doler el ojo y el médico me dijo que tenía blefaritis producida seguramente por la rosácea... Viendo el pobre hombre que estaba muy mal me preguntó inocentemente... ¿tienes algo de estres?... casi me da la risa, ¿qué clase de pregunta es está? Pues claro que tengo estres. Cualquier madre con dos niños pequeños, que trabaja y tiene que dedicar tiempo a su casa sufre estres. Cualquiera que se preocupe un mínimo por tener una relación con su pareja, que responda una y otra vez a los llantos de sus hijos, que dedique tiempo para ir al parque, a hacer la compra, la comida, planchar, pasar el aspirador, hacer mil y un cambio de pañales... tiene estres.
Supongo que tendré que aprender a vivir con ello de momento me he comprado la pulserita Power Balance (espero no haber tirado el dinero en este plasticucho con pegatina) y me doy en la cara mucho aloe vera... Parece que ambas cosas están dando resultado... el tiempo lo dirá.

posted under , |

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada antigua Página principal

Followers


Recent Comments